Carlos William Rubia, Doctorado en Teología bíblica

Nuevo doctor en Teología bíblica

Carlos William Rubia, nuevo doctor en Teología bíblica

En junio de este año nuestro colega Carlos William Rubia –más conocido como “Willy”– sostuvo la defensa de su tesis doctoral en la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina Sta. María de los Buenos Aires. Abajo se puede leer un resumen de su tesis, muy interesante por cierto.

Felicitamos a Willy por su trabajo, realizado –como en muchos casos de colegas locales– en medio de numerosas tareas pastorales de lo más diversas, que aumentan su valor y su enraizamiento en la vida y el caminar de la Iglesia en estas tierras.

Título: ¿Qué signo nos muestras? (Jn 2,18) La exaltación de Jesús como plena significación de lo sagrado

Autor: Pbro. Lic. Carlos W. Rubia

Director: Pbro. Dr. Gerardo José Söding

Este trabajo de investigación recoge el testimonio y el lenguaje del cuarto evangelio acerca del valor crítico y hermenéutico de la exaltación del Hijo del hombre para el discernimiento de las representaciones de lo sagrado.

Se estudian los pasajes que anuncian la exaltación de Jesús como signo de credibilidad para otorgar Vida, como elemento para alcanzar el conocimiento de la identidad y de la relación de Jesús con el Padre, y como polo de atracción de todo (cf. Jn 3,14; 8,28; 12,32).

El análisis del modo de apropiación de la simbología de la serpiente levantada por Moisés (cf. Jn 3,14) permite establecer un paradigma aplicable a otras construcciones religiosas. El acontecimiento de la exaltación del Hijo del hombre se expresa con el contenido significativo esas construcciones que, purificadas de elementos que pueden generar tendencias idolátricas, alcanzan en el mismo proceso su plena significación. En la tesis se aplica dicho paradigma al templo y a la Ley.

La cristología del cuarto evangelio es expresa con la simbología del santuario como lugar de presencia de la gloria de Yhwh que habita entre los suyos, y también con la simbología de la tôrāh como pan de Vida, fuente de agua viva y luz de la Vida. Templo y Ley, como construcciones religiosas, conllevan para el creyente el desafío de superar la tendencia a reducir la religión al culto y a la moral.

El trabajo más sustancialmente exegético deja lugar finalmente a la reflexión teológica y sugiere nuevos horizontes de investigación. La plena significación de los signos sagrados mediadores del conocimiento y de la comunión del hombre con Dios acontece en un proceso análogo al del signo hermenéutico de la exaltación de Jesús. Los sujetos que se comunican y se unen en el signo, al igual que el signo mismo, se empobrecen para enriquecerse. Dicho proceso se verifica también en el signo de la Iglesia y en los signos sacramentales.

Según el cuarto evangelista, el Hijo del hombre ha revelado la capacidad de la carne humana de ser signo del paso de este mundo al Padre e instrumento comunicación y de comunión. Liberado ese signo de toda tendencia idolátrica y re-significado para la relación filial, el discípulo podrá re-significar también los antiguos signos y mediaciones sagradas, establecer otros nuevos a partir de ellos, y con ellos recibir y comunicar la vida de hijos de Dios.

Share This: